¿SABÍAS QUE ADEMÁS DE HIDRATAR

TU PIEL NECESITAS REPARARLA

DESPUÉS DEL SOL?

El sol nos aporta grandes beneficios, siendo el precursor de la síntesis de Vitamina D y dejando la piel con un tono más homogéneo. Ahora bien, durante esta exposición al sol pueden aparecer rojeces, la piel se reseca y se inicia un proceso de oxidación celular que provoca el envejecimiento prematuro de la piel.

Por todo ello nuestra piel no sólo necesita hidratación sino que requiere de una ayuda para recuperarse. Además de la protección solar te recomendamos utilizar un post-solar que te aporte ingredientes antioxidantes para reparar tu piel, incluso si has usado protector solar y no te has quemado.

Cuando exponemos nuestra piel al sol, los rayos solares UV tienen efectos sobre nuestra piel tanto a corto como a largo plazo. Los rayos UVB son los causantes de las rojeces (efecto inmediato), mientras que los rayos UVA son los que penetran la piel en profundidad (impacto a largo plazo).

Estos últimos son los que pueden activar mecanismos de oxidación celular que promueven el envejecimiento prematuro de la piel. Por eso, después del sol tu piel no solo necesita refrescarse y aliviarse, sino también requiere hidratación y reparación.

Aunque la piel dispone de mecanismos propios de reparación ante agresiones externas, éstos nunca son suficientes. Las propiedades antioxidantes de las Vitaminas E y B5 ayudan a nuestro organismo a frenar este proceso de degradación celular provocado por el sol.

Cellular Repair Complex es el complejo presente en todas las fórmulas de la gama Ecran® Aftersun® que ayuda a frenar la oxidación celular y acelera la reparación de nuestra piel tras la exposición al sol.

Gracias al derivado de vitamina E y a la provitamina B5, tiene un efecto calmante, mejora la apariencia de la piel y la repara internamente. Además, es refrescante e hidratante ya que aporta agua y lípidos.

Para mantener nuestra piel hidratada y reparada tras la exposición al sol, recuerda que:

CONTENIDO

RELACIONADO: